30.6 C
Villahermosa
spot_img
miércoles, febrero 28, 2024

MORENA se consolida! Delfina Gómez arrebata al PRI el EDOMEX!

Must read

Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha consolidado como la fuerza política principal del país al obtener la victoria en las elecciones para la gubernatura del Estado de México el pasado domingo. Esta victoria marca el fin de casi un siglo de gobiernos del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la entidad más poblada del país, que había sido un bastión para esta organización centenaria.

Aunque los datos aún son preliminares, el conteo rápido realizado por el instituto electoral del estado el domingo, una estimación oficial con un 95% de fiabilidad, sitúa a la candidata de Morena, Delfina Gómez, con una ventaja de nueve puntos sobre Alejandra del Moral, representante de una coalición encabezada por el PRI, quien dignamente reconoció su derrota, algo poco común en la política mexicana.

Pasada la medianoche, con el 83% de los votos escrutados, esa diferencia se amplió a más de ocho puntos.

Sin embargo, el PRI mantendrá el poder en Coahuila, la otra región que eligió gobernador el domingo. Con el 89% del escrutinio completado, el candidato del PRI se impone por 35 puntos al aspirante de Morena, quien a diferencia de lo ocurrido en el Estado de México, no contó con el respaldo de los partidos aliados de López Obrador.

Antes de finalizar el recuento, los resultados en el Estado de México ya estaban siendo analizados en el contexto nacional como un preludio de las elecciones presidenciales del próximo año, donde Morena también parte como favorito.

Los observadores han extraído varias conclusiones de la jornada electoral. Según la politóloga Georgina de la Fuente, la primera es la derrota del PRI en uno de sus bastiones, una pérdida dolorosa pero no tan contundente como se esperaba. La segunda es que «Morena por sí sola no es necesariamente invencible». Y la tercera es que los partidos deben reconfigurar sus fuerzas y coaliciones de cara al 2024.

Pero la académica de la Universidad Tecnológico de Monterrey destacó otro aspecto quizás menos visible: se ha demostrado la eficacia de nuestro sistema electoral, algo muy relevante tras los ataques que las autoridades electorales han enfrentado en los últimos meses por parte del oficialismo.

Un ejemplo de esto fueron las palabras de Alejandra del Moral al reconocer su derrota. «En democracia, para poder ganar, hay que saber perder, y yo soy una demócrata», afirmó tan pronto se conocieron las estimaciones oficiales.

Mientras tanto, en la sede de Morena en Toluca, la capital del Estado de México, la celebración estaba en marcha.

«Habrá un estilo de gobierno diferente», aseguró Delfina Gómez. La candidata, que competía por segunda vez por la gubernatura, se comprometió a profundizar la llamada «cuarta transformación» que encabeza López Obrador desde 2018.

Gómez, quien sería la primera mujer en gobernar la entidad, estableció varias prioridades para su gobierno: el compromiso con las madres de desaparecidos y las víctimas de feminicidio, así como la solicitud de denunciar todos los actos de corrupción.

El Estado de México, una región que combina suburbios, localidades populares y comunidades agrícolas, es un importante centro económico del país, pero también es uno de los lugares donde convergen los principales problemas de la nación: la desigualdad, la violencia y la corrupción.

Esta fue una de las razones por las cuales predominaba el descontento después de casi 100 años de gobierno del PRI.

«Queremos un cambio, queremos que nos escuchen», se quejó Rufina Pérez, una jubilada de Naucalpan, un suburbio al noroeste de Ciudad de México. «Todos los partidos nos prometen cosas, el PRI y el PAN ya pasaron, ya sabemos cómo fue», agregó la mujer, quien confiaba en que con Morena las cosas comenzaran a ser diferentes.

Sin embargo, la necesidad de un cambio de rumbo, que muchos abogaban, no se tradujo en una gran participación electoral, ya que la mitad del electorado se quedó en casa.

«No parece que las elecciones hayan despertado mucho entusiasmo», indicó Miguel Agustín López Moreno, politólogo y trabajador en una organización social de Ecatepec, uno de los municipios más grandes del estado.

López Moreno atribuyó la victoria de Morena a los recursos invertidos por ese partido, pero no estaba seguro de que la situación de la población fuera a cambiar de manera sustancial. Consideró que lo más probable era que el oficialismo intensificara sus programas sociales, lo cual, en cierto modo, ampliaría su red clientelar.

De hecho, algunos votantes reconocieron que su elección se basó en el pragmatismo. Benito Elizalde, un jubilado que solía votar por el PRI, dijo que ahora votaría por Morena porque ofrecía un poco más de pensión. Su hija de 35 años, Claudia Elizalde, se quejó de que los partidos se centraran en brindar apoyo a los ancianos, olvidando aspectos importantes como la seguridad o la salud.

Curiosamente, incluso aquellos que apoyaron a la coalición encabezada por Del Moral también pedían cambios. «En el Estado de México, lo que más nos preocupa es la seguridad», señaló Víctor Manuel Olmos, votante del PAN en Naucalpan.

Frente a la derrota del PRI en el Estado de México, el partido que fue hegemónico en el país durante siete décadas en el siglo XX y logró regresar a la presidencia de 2012 a 2018, el PRI mantendrá el gobierno en el estado de Coahuila, una entidad fronteriza con Estados Unidos con 2 millones de electores que también votó el domingo y que ofrece lecciones de cara a las elecciones presidenciales de 2024.

En ambos estados, el PRI formó una coalición con el Partido de Acción Nacional (PAN), de orientación conservadora, y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), de izquierda, en un intento por derrotar al oficialismo, lo cual solo lograron cuando se presentaron con unidad. La ventaja de 35 puntos del candidato del PRI en Coahuila se debe a que la coalición que apoyaba al gobierno federal presentó tres candidatos diferentes.

«No diría que esta es la caída final del PRI», señaló López Moreno, ya que es un partido con muchos años de experiencia y, a pesar de los problemas internos, puede reestructurarse. Y en cuanto a Morena, la pregunta es hasta cuándo y hasta dónde podrá crecer un partido centrado en una figura, López Obrador, sin correr el riesgo de fragmentarse.

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisement -spot_img

Latest article