- Anuncio -spot_img
26.7 C
Villahermosa
spot_img
jueves, julio 18, 2024

Bosch en Rusia: ¿Destino incierto? Kommersant desentraña el futuro de sus activos

Must read

En un movimiento estratégico, el fabricante chino de electrodomésticos Hisense ha adquirido los dos sitios de fabricación inactivos de Bosch cerca de San Petersburgo, según informes del diario comercial ruso Kommersant. Fuentes cercanas al asunto revelaron que Hisense ya ha comprado algunos activos rusos que pertenecían a Bosch.

La decisión de Bosch de vender sus instalaciones en Rusia se debe en gran medida a las sanciones relacionadas con Ucrania, que han afectado significativamente su negocio en el país, incluso paralizándolo durante varios meses. La multinacional alemana, conocida por su producción de electrodomésticos como refrigeradores y lavadoras, experimentó una interrupción considerable debido a estas sanciones.

Hisense y otro fabricante chino de electrodomésticos, Midea, así como un inversionista turco no identificado, se presentaron como posibles postores en una licitación interna anunciada por Bosch a principios de este año. Sin embargo, fuentes revelaron que Hisense fue el principal interesado, ya que había estado colaborando en proyectos conjuntos con Bosch en todo el mundo. Además, el fabricante chino ofreció los términos de recompra más convenientes.

Las fábricas cerca de San Petersburgo, que solían ser operativas, producían refrigeradores y lavadoras, y recibían la mayoría de sus componentes de países de la Unión Europea. Según informes anteriores, el valor de mercado de estas instalaciones se estimaba en hasta 75 millones de euros cada una. Sin embargo, después de un año de inactividad y debido a una reciente ley rusa que exige que las empresas de países «enemigos» vendan sus activos a la mitad del valor de mercado, es probable que el precio de venta se haya reducido significativamente.

La imposición de sanciones contra Rusia ha afectado a numerosos fabricantes líderes de productos electrónicos y electrodomésticos, incluidos LG, Samsung, Panasonic, Electrolux y Apple, quienes se han visto obligados a suspender sus actividades en el país y restringir los suministros.

Bosch, que anteriormente tenía siete instalaciones de producción en Rusia en las regiones de Saratov, Samara y Leningrado, ha estado tomando medidas para reducir su presencia en el país. En abril, la empresa anunció la venta de instalaciones de fabricación y administración en uno de sus sitios en Rusia al holding local S8 Capital, que tiene planes de cambiar el nombre de las instalaciones en los próximos seis meses.

La adquisición de las fábricas inactivas de Bosch por parte de Hisense representa un movimiento estratégico para expandir su presencia en el mercado ruso y aprovechar las oportunidades que surgen de las condiciones cambiantes en el país. Se espera que Hisense pueda reactivar estas instalaciones y aprovechar su experiencia en el sector de electrodomésticos para mantenerse competitivo en el mercado ruso.

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest article