- Anuncio -spot_img
26.7 C
Villahermosa
spot_img
viernes, abril 12, 2024

México fortalece su posición como productor de vehículos eléctricos

Must read

México impulsa la producción de vehículos eléctricos y avanza hacia un futuro más sostenible y amigable con el medio ambiente. A medida que la transición hacia esquemas de movilidad más limpios y eficientes toma forma en todo el mundo, México se une a esta tendencia y se encamina a ganar presencia como productor de vehículos eléctricos.

Hasta ahora, México ha sido reconocido como el séptimo mayor productor de automóviles a combustible fósil a nivel mundial. Sin embargo, el país está realizando esfuerzos significativos para aumentar la fabricación de vehículos eléctricos. Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), actualmente solo el 2.4% de los autos fabricados en México son eléctricos, mientras que la gran mayoría funciona con gasolina.

Afortunadamente, las cosas están cambiando rápidamente. Varias armadoras automotrices están apostando por la producción de vehículos eléctricos en el país, lo que implica una transformación en las líneas de ensamble y una mayor inversión en infraestructura y tecnología. Este cambio de paradigma en la industria automotriz es impulsado por el objetivo de reducir las emisiones y promover la innovación en la movilidad.

Algunas compañías automotrices ya están tomando la iniciativa. Ford ensambla el Mustang Mach-E en su planta de Cuautitlán, Estado de México, mientras que JAC produce algunos modelos eléctricos en su planta de Ciudad Sahagún, Hidalgo. Además, BMW ha anunciado una inversión de 800 millones de euros para producir autos eléctricos en su planta de San Luis Potosí, la cual es reconocida a nivel mundial por su modernidad y sostenibilidad. Por su parte, Audi planea cambiar la producción de su planta de Puebla hacia vehículos eléctricos en 2027.

La producción de vehículos eléctricos implica una serie de cambios en las líneas de ensamble. Mientras que un automóvil de gasolina requiere un tanque, un motor de combustión interna y un sistema de escape, un vehículo eléctrico necesita un paquete de baterías de litio, un motor eléctrico de tracción y un controlador eléctrico de potencia, entre otros componentes.

Desde la perspectiva de la Industria Nacional de Autopartes (INA), México está preparado para producir autos eléctricos con proveeduría nacional. En el caso del Mustang Mach-E de Ford, el 80% del valor de contenido regional proviene de autopartes fabricadas en México. Sin embargo, aún existen desafíos por superar. Dos componentes clave, las baterías de litio y la tecnología de software, aún no se producen en México.

En cuanto a las baterías de litio, México aún no ha comenzado a extraer este recurso en el territorio nacional, a pesar de contar con reservas confirmadas desde 2019. La falta de extracción se debe a las dificultades asociadas con el tipo de yacimiento disponible en el país. Por otro lado, en términos de tecnología, empresas como Quanta Computer están invirtiendo en México para fabricar componentes tecnológicos utilizados en modelos de Tesla.

A medida que la industra automotriz se transforma y el impulso hacia la producción de vehículos eléctricos se fortalece en México, se espera que los vehículos eléctricos se conviertan en una parte cada vez más importante del mercado automotriz del país. Esto no solo contribuirá a reducir las emisiones contaminantes y mejorar la calidad del aire, sino que también posicionará a México como un actor clave en la industria de la movilidad sostenible a nivel global.

El camino hacia una mayor presencia de vehículos eléctricos en México no solo implica cambios en la fabricación y ensamblaje de autos, sino también el desarrollo de una infraestructura de carga adecuada. Es fundamental contar con una red de estaciones de carga accesibles y eficientes que permitan a los propietarios de vehículos eléctricos cargar sus autos de manera conveniente en todo el país. Además, es necesario fomentar la investigación y el desarrollo de nuevas tecnologías en el campo de la movilidad eléctrica, así como promover políticas y programas que impulsen la adopción de vehículos eléctricos por parte de los consumidores.

La transición hacia una industria automotriz más sustentable y la producción de vehículos eléctricos representan una gran oportunidad para México. Además de contribuir a la protección del medio ambiente y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, la fabricación de vehículos eléctricos puede generar empleo y promover la innovación tecnológica en el país. También abre la puerta a nuevas oportunidades de exportación, ya que la demanda de vehículos eléctricos está en constante crecimiento a nivel mundial.

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest article