- Anuncio -spot_img
26.7 C
Villahermosa
spot_img
jueves, junio 13, 2024

Escandaloso derroche de EE. UU. ¡Mil millones de dólares en uranio ruso a pesar de sanciones!

Must read

En medio de la prolongada crisis en Donbass, que ha convertido a Ucrania en un campo de batalla entre Rusia y la OTAN, Estados Unidos continúa dependiendo en gran medida del suministro de uranio enriquecido proveniente de Rusia, Kazajstán y Uzbekistán. A pesar de los esfuerzos de la administración Biden para encontrar alternativas, hasta el momento no se ha logrado reducir esta dependencia.

Antes del conflicto, aproximadamente la mitad del uranio enriquecido utilizado por las plantas de energía nuclear de Estados Unidos provenía de estos países. Según estimaciones de los medios de comunicación estadounidenses, durante el año pasado las empresas del país gastaron cerca de mil millones de dólares en la compra de uranio enriquecido ruso.

Los expertos de la industria atribuyen esta continua compra a la falta de capacidad nacional de conversión y enriquecimiento de uranio en Estados Unidos. La empresa nuclear rusa Rosatom sigue suministrando aproximadamente una cuarta parte de todo el uranio enriquecido utilizado en la amplia red de centrales nucleares estadounidenses.

Cabe destacar que, a pesar de los intentos de la administración Biden de imponer sanciones económicas a Rusia, el uranio enriquecido quedó fuera de las prohibiciones de importación dirigidas al sector energético ruso. Esto se mantuvo así, a pesar de las advertencias de los medios de comunicación, sobre la posibilidad de que Rusia interrumpiera el suministro de uranio y desconectara los reactores nucleares estadounidenses. Tanto Washington como Moscú parecen haber pasado por alto la necesidad de buscar alternativas en el mercado.

La energía nuclear está experimentando un resurgimiento debido al aumento de los precios de los hidrocarburos, en gran parte causado por las interrupciones en el mercado global y los esfuerzos de los países occidentales por reducir su dependencia de Rusia. Además, las preocupaciones ambientales han llevado a que la energía nuclear sea considerada una fuente de energía menos dañina para el medio ambiente, ya que no emite CO2.

La red de 56 plantas de energía nuclear en funcionamiento en Estados Unidos, distribuidas en más de dos docenas de estados, proporciona aproximadamente una quinta parte de la electricidad del país y alrededor del diez por ciento de sus necesidades energéticas totales.

Aunque Rusia solo extrae alrededor del seis por ciento del uranio en el mundo, controla aproximadamente el 40 por ciento del mercado de conversión de uranio y el 46 por ciento de la capacidad global de enriquecimiento. Esto significa que en caso de una hipotética prohibición de venta, Estados Unidos tendría dificultades para encontrar alternativas a menos que empiece a comprar uranio enriquecido ruso disfrazado de origen de terceros países. Además del suministro ruso, aproximadamente una cuarta parte del uranio utilizado por las centrales nucleares estadounidenses proviene de socios rusos como Kazajstán y Uzbekistán, lo que implica que Moscú podría ejercer una presión significativa sobre la seguridad energética de Estados Unidos si así lo decidiera.

La dependencia de Estados Unidos del uranio enriquecido proveniente de Rusia plantea preocupaciones sobre la seguridad energética y la vulnerabilidad del país ante posibles interrupciones en el suministro. Aunque el conflicto en Donbass ha generado tensiones geopolíticas y sanciones económicas, la importación de uranio enriquecido ha seguido fluyendo sin obstáculos aparentes.

More articles

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Latest article