miércoles, 19 de septiembre de 2018

Terrible error de medios, intelectuales y empresarios tratar a AMLO como "tonto"



Por: Ignacio Rodríguez Ceballos

Dice y muy bien el analista Hernán Gómez que la "pejefobia" que se ha desatado en las grandes élites de este país tiene mucho que ver con que sencillamente no conocen a AMLO, porque finalmente el tabasqueño nunca estudió en escuelas privadas sino públicas, no habla inglés, nunca hizo maestría en el extranjero y toda su trayectoria estuvo vinculada a movimientos sociales y no a hacer grilla en clubs de golf y restaurantes de lujo. El problema de estas élites, en donde se encuentran las "celebridades" de los medios, como Ciro, Loret o López Dóriga, así como famosos intelectuales como los Krauze o Silva Hérzog-Márquez y obviamente los hombres más ricos de México en el Consejo Mexicano de Negocios es que suponen que AMLO, por no ser parte de estas élites como ellos, es un "pobre tonto", una especie de Maduro mezclado con Trump, que reiteradamente han mostrado una supina ignorancia para las cosas más elementales para la política y el buen gobierno. Craso error. 

AMLO será austero y no sabrá inglés, pero tiene una vocación de poder similar a la de Benito Juárez, que lanzó la guerra de Reforma y después defendió a México contra el Imperio Francés, y que a pesar que todo estaba en su contra, logró trascender en la historia nacional por su enorme voluntad para mantener el gobierno a costa de lo que sea. Por esta indómita vocación de poder, cultivada desde hace lustros, Obrador evitó tener conflictos de intereses con grupos empresariales o políticos, mantuvo a raya a él y su familia de caer en tentaciones de hacerse ricos con contratos de gobierno, manteniéndose  ascéptico en medio de las enormes transas y corruptelas que invadieron a México y a todos los partidos, incluido al que él pertenecía, o sea el PRD. Así que ahora que llegó a la Presidencia, AMLO hará valer todo este sacrificio para imponer su visión de gobierno, porque sencillamente no tiene nada que lo ate a los viejos esquemas de poder en el que se encontraban muy cómodas las élites mediáticas, políticas y empresariales, que todavía creen que al final Obrador lo podrán "lamparear" con lujos y privilegios, cuando lo que él busca es trascender a la historia impulsando una verdadera Cuarta Transformación. Vaya, AMLO lo dice y lo repite pero todavía las élites no se lo creen. Sin embargo, están a punto de despertar a la realidad con un balde de agua de fría. 

De entrada, los medios ya se dieron cuenta que sí es real la desaparición del chayo. Acostumbrados las "celebridades" a cobrar millones para hablar bien del gobierno en turno, eso se acabó. Que entonces van a desatar el infierno con críticas. Pues que así sea, pero ya se terminó la era de la publicidad gubernamental. Sin embargo, ya también se vio claro que AMLO será un poco como Trump: si lo calumnia la prensa, pues él les responderá directo, con pelos y señales. Les dirá neoliberales, medios de derecha o conservadores. En cuanto a la élite política, AMLO ya va por ellos. Adiós a sueldos de oro, y las instituciones "intocables" como la SCJN o el Banxico. Todos deberán pasara a la báscula y renunciar a sus megasalarios. Que no les alcanza el sueldo, que el colegio privado, que los seguros de gastos médicos, que las camionetas blindadas. Pues ni modo. Que saldrán en tropel funcionarios "muy experimentados" y todo se "derrumbará". Que salgan. Llegarán novatos que no despreciarán un sueldo de 100 mil pesos mensuales. Y arrancando el gobierno, van contra los grandes hombres de negocios, acostumbrados a nunca pagar impuestos. Adiós a los "favores" de Hacienda para Claudio X. González, Slim o Azcárraga que han permitido condonaciones de cientos de miles de millones de pesos. 

Así, AMLO no sabrá inglés y viajará en aviones comerciales, pero nada ni nadie lo frenará para hacer realidad la 4T. Por cierto, tratar como "tonto" a un político con esta gran vocación de poder es no solo un error, sino una estupidez monumental. Porque Benito Juárez perdonó... pero también FUSILÓ.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario