martes, 11 de septiembre de 2018

Monreal y Batres: basta de ridiculeces



Por: Ignacio Rodríguez Ceballos

Si algo los ciudadanos estamos hasta el copete es de la simulación de políticos, que queriendo verse muy humildes, austeros o sensibles con la gente, protagonizan circos mediáticos bastante mediocres que solo los exhiben como oportunistas. Y este es el caso de Monreal y Batres, que por andarse disputando el poder en el Senado, están llevando su guerra a una de las arenas más ridículas que he visto, compitiendo por ver quién es el más "pobre" senador de la actual legislatura. Mientras los mirreyes compiten para ver quién tiene el Rolex más caro o el auto más exótico, Monreal y Batres hacen lo mismo pero a la inversa: compiten para ver quién de ellos es el más miserable. Así, el presidente de la mesa directiva del Senado lleva su "tupper" y en una bolsa Zip-lock sus uvas para comerlos en su oficina, creyendo que eso manda un "poderoso" mensaje de austeridad republicana. Ya me imagino a Júarez llevando su lonchera a Palacio Nacional. Peor resultó Monreal, que muy criticado por cancelar las edecanes, para después autorizarlas (y de nuevo cancelarlas), mandó a llamar a la prensa para que los grabaran a él, junto al delegado de la Cuauhtémoc, Néstor Núñez subiéndose a su bici y presumir que, cuando puede, usa este vehículo para movilizarse. ¡Háganme el favor! El colmo es que en las fotos y videos de Monreal y Néstor en la bici se nota muuuy claramente que detrás de ambos hay guardaespaldas, recordando que el delegado de la Cuauhtémoc es hijo del gobernador de Tabasco, quien usa y abusa de escoltas, aviones privados y derrocha y en serio el presupuesto en este tipo de cosas.

El problema que ambos ya enfrentan es que, finalmente, por su ridícula guerra de quién es más pobre, han empezado a recibir reclamos de otros senadores que les exigen a Batres y Monreal que aunque la austeridad no está mal, otra cosa es que todos estén obligados a llevar su "lonch" a la Cámara Alta. O que si bien están de acuerdo con los recortes, no todos los senadores de MORENA viven a 15 minutos del Senado para irse en bici sino al contrario, la mayoría tiene su residencia en otro estado y por lo tanto, para asistir a las sesiones necesitan de viáticos de aviones y vehículos para moverse al interior de la CDMX. En otras palabras, la austeridad que ahora "presumen" Batres y Monreal es una que solo paraliza los quehaceres al interior de esa cámara, y que llevada al extremo, generaría que ambos coordinadores fueran corridos por sus correligionarios por su poca altura de miras. El objetivo del Senado debe ser impulsar leyes para una verdadera austeridad republicana, donde no solo se ahorren en gasolina o fotocopias sino que se combata la corrupción gigantesca en otras áreas de la administración federal, como el robo de combustibles de los directivos de Pemex. Ahí, se roban en un día mil millones de dólares. Si para aprobar una ley que evite eso se necesitan edecanes y chapatas, ¡bienvenidas!

La austeridad mostrada por Monreal y Batres es una austeridad falsa, sólo para la foto, que curiosamente socava el objetivo principal de recortar excesivos privilegios con este tipo de circos mediáticos. Lo mejor para Monreal y Batres es que dejen de competir por estas pequeñeces, porque solo le quitan reflectores a lo verdaderamente importante que debe aprobarse en esta cámara antes que arranque el gobierno de AMLO. 

Comentarios: elnacho1999@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario