lunes, 27 de agosto de 2018

Victoria de AMLO es la verdadera razón que hoy se firme TLC 2.0



Por: Ignacio Rodríguez Ceballos

Si bien hasta que lo apruebe el Congreso norteamericano y el mexicano no se puede decir que está en "firme" la renegociación del TLC, de todos modos resulta claro que ya hay un entendimiento firmado entre Peña y Trump para que, lo acepte o no Canadá, siga un acuerdo comercial entre México y Estados Unidos similar al que se firmó en 1994. Así, se esperaría que termine la guerra comercial entre ambos países que inició cuando Trump impuso aranceles al acero y aluminio, y que generó que México impusiera aranceles a bienes tecnológicos y alimentos, y que finalmente se consoliden las cadenas de valor entre ambos países, que se encontraban en riesgo con la incertidumbre sobre el futuro del también llamado NAFTA. Por lo pronto, el peso de inmediato se recuperó una vez que se terminó la incertidumbre sobre el futuro del TLC, que repito aunque Canadá lo rechace, al final sí habrá acuerdo comercial con Estados Unidos, que es el país que realmente importa en esta ecuación.

Sin embargo, si bien no se deben regatear los esfuerzos del equipo negociador de Idelfonso Guajardo, que en esta historia es el único secretario de Peña rescatable que nunca perdió la compostura y siempre mantuvo claros los objetivos, contrario al aprendiz Videgaray y el apanicado Peña Nieto, debe reconocerse que lo que llevó una conclusión esta negociación fue la contundente victoria del presidente electo, López Obrador, hace apenas 2 meses. Sin este claro triunfo, inobjetable a la vista del mundo, nunca se hubieran generado las condiciones idóneas para que, de manera veloz, se llegara a un acuerdo en tiempo récord. Y es que hasta antes de la victoria de AMLO, las negociaciones entre México y Estados Unidos se encontraban empantanadas, y Trump ya se preparaba a declarar la salida de EU del TLC, lo que hubiera disparado el peso a niveles insospechados.  Vaya, tan mal estaban las cosas, que los equipos norteamericanos y mexicanos tenían semanas que ni se veían las caras, y las famosas "rondas" de negociación sencillamente fracasaban porque nomás no podían llegar a acuerdos mínimos. 

Pero la victoria de AMLO oxigenó toda la renegociación, porque lo primero que hizo Trump fue reconocerlo como presidente electo, incluso antes que EPN, de inmediato lo llamó para felicitarlo y le mandó a su casa de campaña a los "machuchones" de su gobierno: el secretario de Estado, Mike Pompeo, y el del Tesoro, Steve Munchin. De inmediato Trump sabía que no estaba tratando con un timorato Peña Nieto, sino con un verdadero jefe de Estado, que sin mucho nerviosismo, le mandó a decir al presidente norteamericano que estaba en la mejor disposición de un TLC 2.0, pero que si no se podía llegar a un acuerdo, no pasaba nada. Esto cambió toda la dinámica de la negociación, porque desde que llegó Jesús Seade también exigió cambios a capítulos ya cerrados, como el energético, y aprobó otras exigencias de EU que negaban Videgaray y Guajardo, como que se les pagara a trabajadores en el sector automotriz de manera pareja en los 3 países, para evitar competencia desleal. Así, si bien la maquinaria mediática nacional va a querer presentar como "legado histórico" de Peña la renegociación del TLC para los mexicanos no debe quedar duda que la verdadera razón por lo cual se llegó a un acuerdo comercial con EU fue la victoria de AMLO el pasado 1 de julio.

Comentarios: elnacho1999@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario