lunes, 13 de agosto de 2018

Magistrados electorales en Edomex y Guerrero demuestran que AMLO tiene razón en acotar jueces corruptos



Por: Ignacio Rodríguez Ceballos

La justificación de ministros de la Corte (y de la propia exministra Olga Sánchez Cordero) de que deben ganar sueldos muuuuy generosos, incluso en comparación con ministros de otros países, es que de esta manera garantizan "independencia" y "justicia" en sus sentencias. Si ganaran menos, sería el argumento, otros poderes o interesados en influir en sus sentencias podrían pagarles sobornos y ellos caerían en la "tentación". En otras palabras, los 600 mil pesos mensuales "garantizan" que los ministros no serán "corruptos" y sus sentencias serán "independientes". Vaya el argumento. Raya en lo absurdo y ridículo, en el sentido que a pesar que al corromperse ministros y jueces cometen un delito, el de "cohecho" sancionado penalmente, la Constitución les pone un manto protector y hasta "cuantifica" el límite monetario para "no corromperse". Es además una amenaza no solo a los otros dos Poderes sino a los ciudadanos: "si no gano 600 mil pesos mensuales PUES ME CORROMPO". Qué cinismo, en un país donde la desigualdad es monstruosa así como la corrupción, los ministros de la Corte al final la promueven y la protegen.

Para insistir en que no se bajarán los sueldos, los ministros recurren a un viejo artículo constitucional del 1857, sí del siglo XIX, que promovió Benito Juárez donde se impide a los ministros reducirse el sueldo mientras duren sus encargos. Esta prohibición, como la del fuero de legisladores, son herencias del pasado cuando México caía en guerras internas, en revoluciones, así como el momento de la invasión francesa y la americana. Eran protecciones constitucionales para darle más estabilidad y certidumbre a una nación que vivía en lo contrario: en caos. Pero estas herencias ahorita son anacrónicas. Aquel México bronco ahora se ha transformado en un México súper corrupto.

La falla fundamental del argumento de que "si no gano más de 600 mil pesos me corrompo" que esgrimen los ministros de la Corte y la propia Sánchez Cordero es que la corrupción, como la ambición, no tiene límites. No importa cuánto ganen, los corruptos SIEMPRE serán corruptos. Punto. Y ahora nos están dando la razón los magistrados electorales del Estado de México, Nuevo León, Guerrero y Sinaloa (de entrada) ya que a pesar de ganar super sueldos, se han CORROMPIDO con los gobernadores de sus respectivas entidades para quitarle a MORENA diputaciones locales en sentencias completamente absurdas y sin sentido. Estas sentencias, que no tienen nada que ver con la protección de derechos políticos y sí mucho con el interés político de los gobernadores amenazados por las mayorías ganadas de MORENA en aquellos Congresos, son aceitadas por sobornos MILLONARIOS que cobran los tribunales al Poder Ejecutivo. En estas sentencias, pues, caen por su propio peso los mezquinos argumentos de la Corte para justificar sus sobresueldos. 

Si los ministros de la Corte mexicanos, si los magistrados electorales, si los jueces de circuito o distrito fueran verdaderos garantes de independencia y contrapeso al Poder Ejecutivo, pues bienvenidos los sobresueldos. Si la SCJN hubiera actuado como la Suprema Corte de EU, que descarriló las locuras de Trump como el veto a musulmanes o la separación de padres e hijos indocumentados, ¡bien ganados! se tendrían los 600 mil pesos mensuales. Pero no, estos ministros y jueces, así como magistrados electorales, se han revelado como súper corruptos, con poca o nula independencia del Ejecutivo. Al contrario, se ha evidenciado, como actualmente suceden el Edomex, en Guerrero y NL que actúan con consignas políticas del gobernador en turno. Así, si los jueces se van a seguir corrompiendo, pues cuando menos que sea con un sueldo más moderado. ¡CUANDO MENOS!



Comentarios: elnacho1999@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario