miércoles, 15 de agosto de 2018

¿CUÁNTO LE CUESTA A AMLO UN PLEITAZO CON EL PODER JUDICIAL?

Por: Ignacio Rodríguez Ceballos

Vamos por partes. Es cierto: el Poder Judicial ha sido el Poder más oscuro y menos transparente de los últimos sexenios, ya que si bien en los otros poderes, el Ejecutivo y el Legislativo se revelaron innumerables escándalos de corrupción e impunidad y nunca se hizo nada en lo legalr para detenerlos, CUANDO MENOS en el tribunal de la opinión pública sí eran sentenciados como gigantescos corruptos. Ahorita mismo Lozoya sigue libre y Rosario Robles es titular de la SEDATU, pero la opinión pública los tiene sentenciados como pillos y ladrones. En el mismo tenor se encontraba el Poder Legislativo, pero el Poder Judicial siempre contaba con un manto protector en donde realmente nunca se sabía nada sobre su vida interna y enormes corruptelas, a pesar que veíamos los resultados de las mismas: grandes criminales y capos del crimen organizados les eran otorgadas inmerecidas libertades por el hecho que, obviamente, algún juez recibió una maleta de dinero para dictar sentencia absolutoria. 

Así que, sin duda es un avance que en estos días de la transición, se haya empezado a quitar este manto protector al Poder Judicial y se esté ventilando en el tribunal de la opinión pública los excesos, despilfarros y corruptelas al interior de ese Poder, que obviamente no ha sido inmaculado en estos sexenios. Nunca como ahora, los ministros de la Corte habían sido tan criticados por sus gigantescos salarios y nunca como ahora, se habían exhibido con los mexicanos como grotescos defensores de privilegios inmerecidos que la mayoría de ellos tiene, ya que no solo reciben 600 mil pesos mensuales, sino además innumerables prestaciones, vehículos nuevos, gasolina, viajes, tintorería, anteojos y hasta han construido un elefante blanco, el Consejo de la Judicatura, en donde se encuentra cobrando toda la parentela de ministros y jueces gigantescos sueldos por hacer nada. 

Pero sin embargo, la pregunta es: ¿vale la pena el pleito? Y es que si bien millones de mexicanos se encuentran indignados por los excesos del Poder Judicial, no podemos olvidar que este es un Poder independiente al Poder Ejecutivo, y que por lo tanto tiene la capacidad de fungir no solo como contrapeso, sino también de limitar el margen de maniobra del Presidente y hasta del Legislativo. Como Poder independiente, el Judicial ha empezado a mostrar que, valga la redundancia, también tiene Poder para debilitar al partido del Presidente, o sea MORENA, con sentencias que pueden ser injustas e ilegales, como quitarle pluris a este partido, pero que finalmente son inatacables porque ellos, los tribunales, son el final del camino jurídico. Ahorita, por este pleito AMLO-SCJN, a MORENA ya le costó 20 diputaciones locales plurinominales y por lo tanto, mayorías en algunos congresos locales. Y, ciertamente, es injusto e ilegal, ¿pero y?. ¿Quién es el Poder encargado de interpretar la ley y la Constitución? ¿Quién dice que es legal y justo una medida? Pues precisamente los mismos que hoy están rompiendo el orden constitucional. ¿Se puede hacer algo para cambiar las cosas? Pues solo hay dos vías: a través de la vía institucional, con lentos cambios legislativos o de plano romper el orden constitucional e imponer el Ejecutivo al Judicial, como el caso simbólico de Venezuela. Obviamente el segundo camino está cerrado por AMLO, y solo le queda el primero, a pesar de todo.

Así que vale la pregunta: ¿vale la pena pagar un alto costo político por poner en "orden" al Poder Judicial y "ajustarlos" al Plan de Austeridad a como de lugar? ¿O es mejor aplicar el clásico dicho: "más vale un mal arreglo con los ministros que un buen pleito con los tribunales en todo el país?". Hay un proyecto de Nación, que pasa por inversiones multimillonarias en infraestructura y en apoyos sociales, en contrareformas constitucionales y en nuevas iniciativas. ¿No será mejor llevar la fiesta en paz, cuando menos antes que tome posesión como Presidente López Obrador?

Comentarios: elnacho1999@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario